Cuando hablamos de Ciudades Inteligentes probablemente pensemos en Ámsterdam, Berlín o San Francisco y nunca imaginemos San José o Tibás en la lista, sin embargo, esto podría estar muy cerca de cambiar.
 
El 54% de la población mundial actual reside en áreas urbanas y se prevé que para 2050 llegaremos al 66%, según dato de Naciones Unidas. En nuestro país, la Gran Área Metropolitana (GAM) alberga a poco más de la mitad de la población total de Costa Rica. Que la vida en la ciudad esté en el foco de la atención mundial y nacional no es casualidad. De hecho, uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030  es lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles, entendiendo que, mejores ciudades representan mejores vidas para sus habitantes.
 
En este contexto se ha venido construyendo el término de “Ciudades Inteligentes”, como aquellas que colocan al ciudadano como elemento medular de su evolución. Y que de la mano de la tecnología buscan un cambio en la adaptación e integración de procesos e infraestructuras hacia un enfoque inteligente y altamente conectado. Beneficiando la economía de los países y consolidándose como fuente de bienes y servicios para la mejora palpable en la calidad de vida de sus habitantes.
Es decir, una Ciudad Inteligente es aquella ciudad que hace un uso intensivo de las tecnologías de la información y comunicaciones, como facilitador en  la creación y mejoramiento de los sistemas que componen la ciudad. Permitiendo beneficiar integral y directamente a las personas. Por ejemplo, sistemas de videovigilancia, la utilización de paneles fotovoltaicos en las comunidades, más medios de transporte y vehículos eléctricos con el consecuente mecanismo de control vehicular, paneles solares para semáforos o señales, promoción y desarrollo del uso de bicicletas, soluciones para medir y controlar las emisiones que afectan el aire, entre muchas otras aplicaciones prácticas e integrables entre sí.
 

Ejes para guiar las “Ciudades Inteligentes”

GIFRACSA.gif
Es necesario contar con soluciones inteligentes que integren múltiples sectores por medio de  plataformas digitales que resuelvan retos diversos y cotidianos. Para guiar y evaluar a las ciudades se toman en cuenta de forma general los siguientes ejes:
 

  • Seguridad
  • Educación
  • Energía
  • Medio Ambiente
  • Gobierno
  • Movilidad
  • Ciudadanía Participativa

La meta de RACSA de cara a esta evolución, se fundamenta en proveer respuestas  integrales centradas en el ciudadano por medio de la creación de una plataforma transversal con tecnología de punta, donde se puedan añadir y unificar soluciones que brinden respuestas dinámicas y efectivas a las necesidades y expectativas de los ciudadanos y los gobiernos locales costarricenses. Centralizando los procesos, por medio de la unificación de datos, con acceso en tiempo real y por medio de interfaces para la toma de decisiones.
 
No se pierda la siguiente entrada donde profundizamos sobre la conceptualización de ciudades inteligentes y sobre los servicios, RACSA del Grupo ICE, que proveen soluciones alineadas a la visión estratégica de cada cantón y que están en capacidad de acompañar a las municipalidades en la construcción de su estrategia para la consolidación de una ciudad inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *