Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Modelo

Gobierno Corporativo en RACSA

El Modelo de Gobierno​​​​​​​ Corporativo define los mecanismos y los puntos de interacción mediante los cuales será implementado el Gobierno en la Empresa. Este le permite a la Junta Directiva  y a los diferentes órganos de Gobierno – según sean  sus roles y responsabilidades – organizar esos mecanismos y puntos de interacción de manera efectiva, y es la base para la creación del Código de Gobierno Corporativo.

En este modelo la Junta Directiva se encuentra en el centro de un conjunto de relaciones como eje de gobierno de RACSA y  designada por su Asamblea de Accionistas, es decir por el ICE.

​​​​​​​En la entidad se da un intercambio dentro de los tres niveles de órganos de gobierno. En este intercambio el órgano de nivel superior transmite al que se encuentra bajo él, sus expectativas y directrices (representadas en las flechas grises del modelo), y recibe resultados y explicaciones de su subordinado directo. (representadas por las flechas celestes del modelo).

La especificidad de las directrices es inversamente proporcional al nivel en que se dan. Es decir, las directrices que emanan del accionista por medio de la Asamblea al nivel más alto deben ser usualmente menos específicas que las que se emiten del cuerpo gerencial a sus unidades funcionales en el nivel más bajo.

Para buscar llenar esas expectativas la Junta Directiva descansa sobre dos pilares:
a- La Gerencia, como responsable de la operación diaria de la empresa y ejecutora de la estrategia empresarial definida por la Junta Directiva
b- La creación de comités de apoyo que le brindan soporte a la Junta Directiva en la definición de estrategias y en el control de la gestión.

Paralelo a estos ámbitos el de gobernanza y el de las operaciones de la empresa; se desenvuelven las diversas partes interesadas.

Es importante destacar que los Comités de Apoyo, se ubican fuera del ámbito operativo, pues su función es contribuir con el trabajo regular de la Junta Directiva (planificar y controlar), de una forma ordenada, sistemática y más estratégica, y no para involucrarse en el ámbito de gestión operativa.