PROCESO RIGUROSO Y TRANSPARENTE
 
En las publicaciones “Salud frena compra por $3.8 millones con RACSA” del 22 de setiembre, y “RACSA contrata empresa señalada por corrupción”, del 26 de setiembre, el Diario Extra tergiversa la información, confunde a sus lectores y desvirtúa el trabajo realizado durante años por implementar un sistema informático de control fiscal de pago de impuestos al tabaco.
Esta iniciativa se enmarca en la aprobación, en 2012, de la Ley 9028 General de Control del Tabaco y sus efectos nocivos en la salud y en la recomendación que ese mismo año hizo la Red Nacional Antitabaco (RENATA) al Gobierno de Costa Rica para desarrollar un sistema de trazabilidad contra el comercio ilegal de tabaco en el país.
Desde la reactivación de este proyecto por parte del Ministerio de Salud, en mayo de 2015, RACSA fue llamado a colaborar en la implementación de esta plataforma, por ser una empresa que ha demostrado a través de los años contar con equipo técnico y humano capaz de materializar proyectos que han permitido a instituciones del Estado y Sector Empresarial lograr mayor eficiencia, optimización de procesos, seguridad informática y manejo asertivo de la información.
La totalidad de este proceso por implementar la “Trazabilidad fiscal de la ley 9028” está ampliamente documentada en múltiples oficios e informes, elaborados de mayo de 2015 a la fecha.
 
Rigurosidad. A partir de esa solicitud, durante los últimos 28 meses, RACSA ha apoyado al Ministerio de Salud en la estrategia para desarrollar, implementar y operar este proyecto, en un proceso abierto y transparente que ha incluido decenas de reuniones, gestiones, análisis, estudios y consultas.
Marco legal. RACSA es una empresa pública en competencia que cuenta con una legislación flexible, la Ley 8660, la cual establece en su artículo 6, la posibilidad de comercializar servicios, entre otros de infocomunicaciones y otros en convergencia, de manera directa o bien mediante asociaciones empresariales o cualquier otra figura contractual con empresas públicas o privadas.
De acuerdo con la Contraloría General de la República, en estas asociaciones debe darse una participación sustancial de RACSA. En este caso en particular, esa participación se concentra en temas como pre-inversión, infraestructura y operación del servicio, Data Center, almacenamiento, seguridad de la información, atención de averías, atención del ciudadano, entre otros.
Búsqueda de socio comercial. Para concretar el sistema de trazabilidad con tecnologías especializadas en seguridad, RACSA inició a principios de setiembre de 2015 la búsqueda de un socio comercial. Para esto, invitó a las siguientes cinco empresas a presentar su oferta:
 

  • Canadian Bank Note Company
  • Compras estratégicas Louisenthal
  • SICPA
  • KBA Notasys S.A.
  • Optaglio Limited

SICPA fue la única empresa en responder y presentar una propuesta.
Tras analizar la propuesta, la Dirección de Nuevos Negocios de RACSA presentó el 7 de octubre de 2015 un informe donde corrobora que el oferente cumple con los requisitos indicados en la invitación. No es sino en julio de 2016 cuando se da la incorporación de SICPA en el Registro de Socios Comerciales de RACSA. A partir de ese momento, iniciaron una serie de estudios indispensables para la elaboración del caso de negocio.
No existe ningún contrato. Contrario a lo que informa La Extra, no hay un contrato firmado entre RACSA y SICPA, lo que existe es esa selección de un socio, conforme a lo indicado anteriormente.
 
Tampoco ha habido “negociaciones secretas” como lo afirma Diario Extra, sin fundamento alguno. La totalidad del proceso está documentado en múltiples oficios e informes, elaborados a lo largo de los últimos 28 meses.
 
Estado actual. Este proceso culminó en agosto pasado con la adjudicación a RACSA del proyecto a través de Mer-link, plataforma informática de compras públicas. No obstante, ese mismo mes el proyecto fue archivado por el Ministerio de Salud, basándose en el Decreto Ejecutivo N° 40540-H denominado “Contingencia Fiscal”.
 
Desestimación. Pese a que ha sido un proceso riguroso y transparente, que busca poner en marcha un proyecto definido desde el año 2012 y de gran beneficio para el país, RACSA decidió desistir de la apelación que presentó a la Contraloría General de la República en este mes de setiembre. La razón fundamental es que, en este momento, el Proyecto de Trazabilidad Fiscal carece del apoyo que inicialmente tuvo por parte del Ministerio de Salud, siendo este vital para asegurar el éxito del mismo.
Finalmente, deseamos manifestar que Radiográfica Costarricense S. A., subsidiaria del Grupo ICE, es respetuosa del ordenamiento jurídico que rige la contratación en sus diferentes figuras y la autonomía e institucionalidad que tiene cada una de las entidades del Poder Ejecutivo. Respetamos la decisión que tome finalmente el Ministerio de Salud y quedamos en la mejor disposición de retomar este importante proyecto para la sociedad costarricense en el momento que dicho despacho lo considere pertinente.
 
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *